El helicóptero sanitario en incendios y rescates, en el aire

Bomberos y brigadistas denuncian que tardarán una hora en preparar el aparato para acudir a un siniestro

Tres meses y varios rescates de senderistas y montañeros “a pulso” a cargo de los bomberos ante la falta de medios han bastado para que la Generalitat diera marcha atrás y recuperase el helicóptero medicalizado que dejó de funcionar en enero después de que la Diputación, que hasta entonces lo gestionaba, decidiera no renovar el servicio.

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, y el titular de Sanidad, Luis Rosado, presentaron ayer la aeronave que cubrirá este servicio en la provincia de Alicante en el marco de una “reorganización territorial y funcional” que cubrirá “todas las necesidades, ya sean sanitarias, de incendios forestales, rescates y búsquedas” en el marco de una política de optimización de recursos que persigue “la eliminación de duplicidades”.

Castellano destacó que la aeronave, con base en Mutxamel, ya está operativa. “El aparato, además, tiene cuatro palas, para una mayor estabilización a la hora de recoger a una persona que necesite un transporte urgente, y cumple las garantías de equipamiento y recursos porque hablamos de vidas y con eso no se juega”.

Sin embargo, tanto bomberos como brigadistas criticaron al término del acto la “versión oficial” y aseguraron que el helicóptero solo es útil para transporte sanitario ya que, en caso de incendio, tendrán que desmontar el kit de medicalización e instalar sus herramientas, como la cesta para recoger y arrojar agua, en lo que tardarán más de una hora. “Estamos de acuerdo en que una asistencia médica es lo más urgente pero en los incendios y rescates también puede haber víctimas”, denunció el delegado de Personal de UGT en el Consorcio de Bomberos. Por su parte, representantes de la brigada helitransportada incidieron en que el helicóptero carece de grúa y de operador, “lo que dificulta la llegada a lugares de rescate a 1.500 metros en una provincia tan montañosa. Estamos haciendo los transportes en camilla como en el Aconcagua”.

Con el nuevo helicóptero medicalizado de Alicante, que será gestionado a través del 112, la Generalitat dispondrá de tres aparatos aéreos sanitarios en toda la Comunidad, uno por provincia. A estos medios se suma un helicóptero más con sede en Enguera (Valencia) que es el que atiende los incendios de Alicante al suprimirse en enero el que funcionaba desde 1992, y uno más en Castellón. Además hay otro para rescate en Manises, pero “un solo aparato para tantos usos y lugares distintos puede provocar una demora importante y morírsenos alguien, y se nos van a escapar todos los incendios. Hemos retrocedido 50 años”, aseguran bomberos y brigadistas. Ayer mismo voló desde Valencia un helicóptero para rescatar a dos senderistas en la sierra del Cid (Petrer).

En el nuevo helicóptero médico irán un piloto, un mecánico, un médico SAMU y un enfermero. En este sentido, el conseller de Sanidad, Luis Rosado, admitió que la dotación de la aeronave medicalizada obligará a reestructurar el SAMU en la zona urbana de Alicante ya que el personal de la base de San Gabriel se destina al helicóptero, lo que supone en la práctica su desmantelamiento. “Tenemos 17 SAMUS a disposición de la provincia, cuatro de ellos en Alicante. Los trabajadores de San Gabriel se destinan al helicóptero y darán cobertura al área de Mutxamel”.

Refuerzo en verano

Por su parte, la Diputación reforzará del 15 de junio al 15 de septiembre el servicio de extinción de incendios con otro helicóptero, según anunció ayer la presidenta de la institución, Luisa Pastor, quien acudió al acto con los consellers. La mandataria negó que la Diputación suprimiera el helicóptero médico en enero para ahorrar ya que, por el contrario, dijo que el presupuesto del Consorcio Provincial ha crecido un 3,5%. El helicóptero contra incendios les costará medio millón de euros.

Camilla pala